martes, 22 de enero de 2008

playa viña del mar


escrito en la playa de viña del mar

quiero tener una aventura contigo, desgarrada, grácil, que no se borre, violenta y tímida a un tiempo, quiero tener la pasión que nunca entiendo, la luz crepuscular de tus develos, quiero tenerte entre mis brazos hasta que te aburras de mi y me maldigas, quiero tanto de ti, te quiero tanto. quiero saber tus venganzas, la palabra muerta en tu boca, el beso dulce de tu vientre bajo, la cruz que cargas cuando no piensas en nada, quiero llamarte amor pa que el olvido nunca llegue, quiero gozarte, ponerme de rodillas, lamer tu simiente amarga las noches, los veranos,quiero tocar tu pecho y que mueras ese instante,quiero viajar contigo a donde no has imaginado, quierodecirte amor y que calles de emoción, quiero morir por ti, dolerte, que me duelas, que me arranque la aurora el dolor, la despedida,quiero soñarte siempre besando las caricias de mi pubis, abierto, florecido,quiero reventar contigo, putridos, locos, sorprendidos, sencillamente enamorados, quiero tener contigo una aventura, como lo ha marcado así, el velo, nuestra historia.

elevador de valparaíso

video

valparaiso


valparaiso


chanchito y chanchita


dunas del valle calchaqui


en las dunas del valle calchaqui


lunes, 14 de enero de 2008

30 de octubre 2007, Mar del plata

Íntimo, intimísimo
las palabras brotan agudas
en mi pensamiento,
podés, mirá...
y el cuerpo siente los pasos
de la experinecia contagiosa
de esas palabras
que otros usan para nombrarle.
La risa y el dolor,
descubriendo lo otro,
lo de aca, lo más cercano al sur...
lo que arrastra las palabras
hacia otro infito indescifrable aún para mi oído.

Espesas miradas a mi extrañesa de mujer extranjera
-vos, de dónde sos?-
como se hace para decir
que no se es de ninguna parte.

-soy del viaje, de la impresion
de ver la cordillera de los andes desde el cielo,
de los caminos que he construido caminando-

-vos, de dónde sos?-
de ningun lado.
de aqui cuando estoy aqui,
de mi misma cuando no encuentro salida.
de otros cuando viajo.
de otras cuando viajo.

El río de la plata, 1ro. de nviembre 2007

RÍO

El agua choca
con insistencia
de este lado de la tierra
en que me encuentro.

El agua retumba
contra las piedras,
cálida, sin distracción,
sin miramientos.
No es cruel,
el agua nunca es cruel,
es fulgurante de plateados,
es calma
que se avecina vibrando,
es el movimiento tenue
del girar de la tierra
que a mi regazo se acerca.
Yo la respiro,
agua rica, dulce, dulce,
agua que muerde suavemente
mis tobillos.
Agua viviente
al lado de una ciudad lúcida
llamada Buenos Aires.

7 de noviembre, Uruguay

"Colonia de Sacramento, Uruguay"


Hay días frágiles
que nacen
desmoronandose.
hay sacos rotos
de donde escapan
las estrellas
y se riegan
por la cúpula
de Colonia.
hay aguas de río
que, a veces, son azules,
otras café, verde-amarillo.
Hay vientos que soplan
tan fuerte que avivan
el cuerpo, la noche
y las heridas.
Hay estrellas que en
conjunción forman papalotes,
mantarrayas, mantis religiosas.
Hay estrellas que se mueven
y reunen los fragmentos
de los días que nacen
desmoronandose.


"tengo en el pie izquierdo"



tengo en el pie izquierdo
un par de estrellas,
más arriba,
en la pantorrilla,
nace una flor
de pómulos blancos.
Nacen por
mis piernas líneas azulosas
que trepan a mi pubis.
Mi pubis,
lugar de cálidos sonidos,
mi pubis, lugar
de gritos húmedos,
de rememoraciones calladas
también, de cosas que nunca
contaré a nadie,
de luces,
entradas y salidas.
Mis piernas,
enredaderas que trepan
más allá de mis nalgas,
llenas de luces,
de flores y de estrellas
en su base,
mis pies,
llenos de colores,
de piedras preciosas,
de nombres,
de oscuros deseos,
de las cosas que nunca diré,
de las que grito en cada madrugada.
mis pies que caminan
y se llenan de flores,
de peces de colores,
de piedras preciosas,
de nombres.

valle calchaqui

la llama coqueta de la yesera

La yesera, Valle calchaqui

La yesera, valle calchaqui

en el río del Valle calchaqui

Lorena en el anfiteatro

Valle calchaqui

la vaca-perro llamada Jaime

la pura buena vibra

de porque el vino es bueno para la vida



bodega de vinos "La escondida"

Valle calchaqui

“Iguazú, un poema imposible”

La ventisca húmeda del agua,
salta sobre la rojiza tierra que se impone,
agua, caída interminable,
creando velos de agua,
borbotones, colchones blancos, espumosos.
Agua que se torna campo de surfeo,
que toca la oscuridad de la mañana,
continuo se deshace y se renueva.
Reunida
de su ser agua
que rojiza mana
desde las alturas
reunida en el punto tres frontera,
el vientre purpúreo de la selva
paraguaya, argentina y brasileña.



“Escribir poema”

El poema se escribe tras mis pasos,
mis pasos escriben el poema.
El poema intenta no decirlo,
decir remitiendo a la otra cosa,
a eso que no es texto,
que es frontera,
antesala sospecha otra cosa.
La cosa misteriosa
que es la vida
la vida que se escribe
y no se escribe
en el poema.

Hito tres fronteras

"La magia"

Abría la palma de la mano,
de ella salía barro
convertido en magia blanca,
rozaba mis manos y ahi estaba,
mi magia infinita
luz de mis pasos-acompaña,
ahi conmigo el brillo más potente,
mi luz mi propia luz
proyectada en el infierno,
ahi entre mis manos el calor,
la otra acera
donde recorro mi camino.

"mis pasos"

Ya mis pasos encaminados
se tornan maravillas,
estoy libre de todo
y sólida de carnes,
estoy entuzada
en mi madriguera
que llevo conmigo,
estoy porteña, salteña,
argentina de algún modo.


La garganta del diablo, Iguazú

domingo, 13 de enero de 2008

"Quiero ir contigo"

Quiero ir contigo
a bicicletear por el mundo.
Una pareja de locos que agarró camino
y se hizo a la mar en dos ruedas.
Si pasáramos volando
en nuestro sueño redondo,
andino, veloz,
y tú fueras mi amante
y yo fuera tu amante,
y estuvieramos juntos,
no te extrañaría tanto.


"Ayer"

Ayer me sentí astro,
los pies ligeros lanzados a otros mundos.
ayer estaba titilante,
ebria abierta en dos,
por la mitad,
borbotones de piel, lujuria y paz saltaban,
temblorosa, pálida, coqueta, maravillada
pisaba sobre la luna
cruzando la luz hacia la montaña.
era yo, igual que ahora,
desecha, inerme, inexpurgable,
blanda, tibia, hiriente...
era yo, la soy-ahora,
la que contempla el vacío
y se sonríe.

"Si vinieras conmigo"

Si vinieras a caminar conmigo
y yo recuperara mi voz,
si yo te diera un diente de león
para que rescataras tus sueños,
si vinieras conmigo
y aquí te estuvieras,
y sonrieramos juntos,
y buscaras conmigo estos y aquellos animales,
que feliz
que feliz sería de amarte
como te amo.

jueves, 10 de enero de 2008

El anfiteatro


cafayate


de porque decidí ponerme a escribr y no otra cosa

Decidí escribir porque creía que los poetas hablaban sobre todo de dolor y a mí me dolía todo y no sabía decir cómo, ni por qué, ni desde cuándo. Sentía el infinito bajo las plantas de los pies, caminando conmigo, dejando una baba dorada que sólo yo podía ver.
Quise escribir para decirles a otros mi versión del mundo, todo podía ser bello en un instante y al momento siguiente ser lo contrario, o cualquier otra cosa indefinida. Quise pasar las tardes observando el tiempo entre los sonidos de las chicharras, esas tardes soleadas, sentadas en el techo de la casa mi abuela, mi pequeño mundo, que en aquel tiempo estaba lleno de otros tantos pequeños mundos que no querían acabarse. Y nos reíamos y guardamos silencio, las tardes, yo, las chicharras, los múltiples personajes que nos acompañaban. Y todo eso lo vivía exponenciado, en un terreno frágil, lúgubre, lleno de carencias. Quería que me miraran, que los grandes, los adultos vieran las cosas bellas que yo había creado en el refugio, casa de mi abuela, y nadie lo notaba. Me veían, quién sabe que estarían pensando al verme, y así estaba yo afligida de no comunicar, frustrada de encontrarme sola en mi silencio, entre esos dos mundos, el mío, el de verdad y el de ellos. No podía confiarle a nadie el hallazgo, el cachito de vida que se alzaba dentro de mi casa, el pensamiento. Estaba llena de emociones.