jueves, 25 de marzo de 2010

surge de mi mano una sonrisa
un cascabel que suena a mares
algo salado se cuela entre los dientes
algo salado me recuerda que estoy viva
me miro en la oscuridad brillar y pienso
la razón me limita por eso sueño tanto
escucho resplandecer mi propia magia
me prendo del paracaidas de mi suerte
enfrento mi ser
encontrada por la aurora en este mundo
relumbrando desde el pecho hacía afuera
limpiando mi camino al pisarlo
mujer estrella floreciente
mujer expansiva hasta el desastre
mujer envuelta en la carne de su historia
mujer que toma de la mano al universo
semillas creciendo al interior del cuerpo frágil
animala transformada
animala construida
animala que se cura del pasado

2 comentarios:

tajalapiz dijo...

"la razón me limita por eso sueño tanto"
material para un epígrafe

María Tabares dijo...

¡Divino! De principio a fin. Ni un verso sobra. Ni un verso es gratuito. Todos y cada uno, nombran.