domingo, 22 de noviembre de 2009


Pluvial
Esta noche llueven pedazos de sol desperdigados
Llueve, torrente marina en parcial calma,
Las ventanas se azotan,

Llueve frío
Llueve viento
Llueve la descarrilada soledad

Enferma enferma enferma estuve en un cubil, cuatro paredes noches
(La historia de un amor cualquiera se termina)

Las notas trágicas se diluyeron hace tiempo
Queda la fuerza, el compás de andar a cuatro patas, dos caudales de sal y uno de harina
Se cocina la alquimia del encuentro
pluvial en medio de la tierra
y el soporte universal de un corazón que estalla ante la honestidad de las alubias

Pluvial es la voz que se alza como un río
Que suena eterno idilio con el mundo
Que se descascara del artificio febril de sordas avenidas.
Pluvial, los pies canoas trotando sobre la marea.
Antigua diosa brota desde el pecho
el sexo
los poros húmedos de vendavales asesinos.

Vengo conmigo y con mi historia
cuando tomo la oscuridad por ventaja y me hundo en el abismo.
Atravieso el miedo, portal que augura un nuevo signo.

Mi propia luz se toca cuerpo
Me acerco a lo que soy desnuda toda
Anuncio un cisma que atraviese la noche
Enciendo el canto de los soles.

Germen, marcha camino
anudando las hojas de los árboles
tomando el fresco en medio de mí misma
nunca cerraremos las puertas y ventanas.
Que todas las tormentas entren
y se lleven lo que hayamos guardado para luego.

(Se enciende el tambor de la lluvia
Que no apague nunca este pecho arenisco desierto en llamas)

3 comentarios:

tajalapiz dijo...

Da mucho gusto leerte nuevamente. De inmediato el mismo torrente, la misma desnudez en la desnudez de la experiencia.
Saludo

María Tabares dijo...

Sí, que alegría entrar y que por fin estés de nuevo. Te vi en el video de En Voz Alta, y te sentí tanta fuerza y tanto dolor de adentro. Ahora que lo leo, vuelvo a sentir lo mismo. Tú, arrollada, atravesada, florecida, por la vida y sus dolores.

Ximena de Tavira dijo...

Eres una artista completa, Mar.