martes, 20 de mayo de 2008

poesía de la verguenza

orgullo

No voy a ocultar las cosas que me duelen, soy tilde puesta en mala sílaba, la palabra que me describe se rompe por moléculas inestables que no logran hacer amistades entre sí, no voy a ocultar lo que me duele, el grito atroz disimulado con agujas, la ausencia que se pide y se presta para los días de lluvia que nunca llegan,
así las cosas no tienen sentido, se descosen, hay que hilvanarlas de nuevo en una procesión interminable de remiendos, tengo el corazón remendado una y otra vez al infinito, no recuerdo haber tenido el corazón entero alguna vez, ni en el vientre de mi madre. Nací despedazada, cortada por una mitad cuyo sentido o dirección nunca he encontrado.
Tampoco puedo decir que he sufrido demasiado, es que no sentirse entera nunca es doloroso en sí misma, es una búsqueda convertida en la hazaña de mi vida. Es algo corporal, denuedo histórico de mi ser quemado en cada parte cicatriz sobre cicatriz, amalgama feroz de sobrevivencias insistentes, de no querer quedarme en el camino sin mi búsqueda, sin eso que soy yo en cada instante y me avergüenza, y me castiga.

No voy a ocultar las cosas que me duelen, ni las rotas avestruces de mi jardín, talladas por el jardinero con esmero del arbusto.

No voy a ocultar lo que me duele porque quizá ya era de hora de decirlo, de lloverme sobre mí misma con descaro, no voy a cambiarme por otra porque esta que soy yo es lo único que tengo y lo defiendo, no voy a permitirme tratar de devolver el cuerpo sino es a mi propia resistencia de la historia.
No hay nada más que tenga que decir, porque ya no hay nada en la tabuco de mi vida, queda todo expuesto entonces, para que vengan los perros de la vida y destrocen lo poco que perdura.
Así enfrento yo a la adversidad, con el pecho abierto porque aunque frágil es lo más resistente que me queda.

12 comentarios:

Ximena de Tavira dijo...

No me parece vergonzoso deshilarse publicamente de vez en cuando.

Te quiero mucho, Mar.

P.D. ¿Ya habrá visto María Tabares tu foto? Va a pensar que le estás haciendo competencia virginal.

Luis dijo...

Hola Marina. ¿En verdad esa poesía es autobiográfica o es ficción?

Me da gusto que no nos vamos a perder la pista. Te invito a pasar a mi blog.

Suerte.

Lui

eva dijo...

este poema es increíble, marina ruíz, marina algas

y la foto wondefuliana
eres una auténtica musa

Sor Juanais dijo...

Estoy feliz de que publiques e nuevo en tu blog. Te admiro y quiero un chingo.

Sor Juanais dijo...

y de la foto...que puedo decir Marina...eres realmente hermossisisisisisisisisisi...ma.

Jorge Ampuero dijo...

Los muros de tu resistencia no parecen tan frágiles cuando la suma de tu poética emerge de estremecidas raíces que nos aprisionan como las yedras.
Tienes una poesía cautivante. Me seduce y atrae. Dime si puedo linkearte en mi blog. Espero nos leamos. Te dejo mis huellas.

Besos...

Ximena de Tavira dijo...

Ya sube más cosas!!!!!!

Tu público te aclama.

Mara Pastor dijo...

hacía días que no entraba y me quedé como media hora solo mirándote encuerada en frente de la iglesia, santa marina de las encueradoras, qué linda!+abrazo

JORGE SOLANA AGUIRRE dijo...

El erotismo, invidente sombra que se interna en la poesia.

www.jorgesolana.blogspot.com

Ruben Erre Solla dijo...

un placer leerte!

un alivio saber que en este mundo mundano existen "entes" como tu!


aqui Ruben Erre


MUCHA PAZ

merche bautista dijo...

Marina!
qué emoción leer tus poemas, una lee tantas cosas que te vas inmunizando contra la palabra, y de repente algo te sorprende por la autenticidad y el corazón que expone.
gracias
para que me recuerdes, te diré que estuve en el encuentro de mujeres poetas en Oaxaca con mi hijito gabriel de ocho meses y que soy amiga de Eva , es por eso que sé de las poetas del megáfono y porque María me envia las invitaciones para vuestros hermosos martes.
gracias marina saludos a las poetas del megáfono de vuestra fan
Merche.

tajalapiz dijo...

Un hermoso final.